Introducción

El Palacio Ducal de los Borja de Gandia, declarado Bien de Interés Cultural desde 1964, es uno de los edificios civiles más representativos del patrimonio histórico valenciano. Situado en pleno centro histórico, junto a la Colegiata de Santa María y el Ayuntamiento, ha sido testigo del devenir de la historia de la capital de la Safor desde prácticamente su nacimiento.

 Su austeridad exterior contrasta con su sorprendente interior que sus sucesivos habitantes han ido transformando a lo largo de la historia, convirtiendo al Palacio Ducal en contenedor de todo un abanico de diferentes estilos artísticos que van del siglo XV hasta el XIX.

De sus estancias, cabe destacar el Salón de Coronas, construido en el siglo XVI por San Francisco de Borja, el Oratorio del Santo, con añadidos neogóticos del siglo XIX, y la impresionante Galería Dorada, construida a principios del siglo XVIII para conmemorar la canonización del cuarto duque de Gandia.

Principal monumento de la ciudad de Gandia, el Palacio Ducal de los Borja se convierte, tras los recientes trabajos de restauración, en una parada obligada para el visitante.