Proyectos de restauración « volver al listado de proyectos

Proyecto de restauración de la Galeria Dorada

Publicado el 21/12/10

Introducción

La restauración llevada a cabo por el Instituto de Restauración del Patrimonio de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha permitido recuperar la belleza original de las pinturas murales de la Galería Dorada del Palau Ducal dels Borja, un conjunto pictórico único en la Comunitat Valenciana por su tamaño. Datadas en el último barroco valenciano, entre 1710 y 1712, las cinco obras presentan un gran formato y ocupan más de 250 metros de pintura sobre tela. Además, presentan la particularidad de que, a pesar de ser pinturas murales, no están pintadas en el techo sino en lienzos. 

Construida a principios del siglo XVIII con motivo de la canonización de San Francisco de Borja, esta obra arquitectónica está formada por cinco estancias concatenadas visualmente con fondo de perspectiva sobre el jardín del palacio. Recibe su nombre por la profusión de ornamentación dorada sobre los elementos de talla de madera que cubren todo el cornisamento, copetes de puertas y paneles murales divisorios de las estancias que la configuran.

Estado de conservación

Estas obras pictóricas se encontraban en un estado bastante precario debido a daños producidos por filtraciones de agua, al envejecimiento y a las incorrectas manipulaciones llevadas a cabo en anteriores restauraciones intrusivas.

Proceso de restauración

La intervención propuesta, centrada en la restauración de las pinturas murales que decoran los techos de la Galería Dorada, se plantea con el objeto de frenar su deterioro y de favorecer la conservación y preservación de sus valores estilísticos e históricos.

En una primera fase se ha consolidado la pintura y se han realizado analíticas y estudios de laboratorio para intentar determinar todas las intervenciones anteriores. Esto permite levantar retoques pictóricos, como fragmentos de masilla o modificaciones de color, con el fin de recuperar los trazos del artista original, Gaspar de la Huerta.

Asimismo, y como cada tela se hallaba en un estado de conservación distinto, en algunas de ellas se han practicado tareas de limpieza para recuperar la colometría. De este modo, y a pesar de que el proceso ha sido extremadamente cuidadoso y no intrusista, las pinturas han recuperado el colorido y la luminosidad propios del siglo XVIII.

Proceso de desmontaje

El montaje y desmontaje de los lienzos de Gaspar de la Huerta han supuesto una de las fases más peligrosas de la restauración dadas las dimensiones de las piezas, su peso y monumentalidad. Para llevar a cabo estos trabajos ha sido necesaria la puesta en escena de un equipo bastante numeroso de investigadores. Durante el desmontaje de las pinturas, se tuvo que tener en cuenta no dañar la ornamentación dorada del corredor. Para ello se puso en marcha la utilización de un novedoso sistema de raíles.

Todos los bastidores que aún se conservan son los utilizados por el artista, a excepción del bastidor del Salón de la Sagrada Familia, sustituido en los años setenta por uno nuevo. Después de desmontados y reforzados con aluminio, los bastidores se tuvieron que subir sin las pinturas para comprobar que el sistema de raíles funciona a la perfección. Una vez certificado, se baja el bastidor y sobre él se monta el lienzo. Todas las obras se elevan por la sala tres de la Galería Dorada, que es la más grande, denominada la 'Sala de la Glorificación', y una vez arriba se mueven por el techo de las distintas salas hasta que la pintura queda ubicada en su lugar original.

« volver al listado de proyectos