UNO DE LOS ALFARJES MÁS ANTIGUOS DEL PALAU RECUPERA SU ESPLENDOR TRAS LA RECIENTE RESTAURACIÓN DE SUS PINTURAS

El 13/01/15

La reciente restauración del alfarje del zaguán del Palau Ducal de Gandia ha devuelto todo el esplendor que un día tuvo la decoración pictórica de este techo de la entrada.  Construido en el siglo XIV durante el ducado de Alfons el Vell, fue concebido a partir de una sucesión de vigas de madera de pino rojo que desde sus inicios se encontraban policromadas en todas sus caras mientras que por la parte inferior quedaba cerrado a través de una gruesa moldura doble adosada al muro que lo recorre perimetralmente.


Los motivos decorativos recuperados son grandes llamas que van alternando el rojo, el blanco y el azul situadas en los laterales de las vigas mientras que en la cara inferior aparecen una serie de flores rojas y blancas que en origen se entremezclaban con hojas de acanto, pero esta decoración prácticamente ha desaparecido.


Con el paso del tiempo este alfarje se encontraba totalmente cubierto por un estrato de esmalte marrón que ha sido eliminado por medio de un procedimiento químico para recuperar toda la policromía original.